¿De verdad funciona el telemarketing?

COMPARTIR
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    16
    Shares

A penas comenzando este miércoles, mitad de semana laboral, aproximadamente a las 9:30 de la mañana, puedo anunciar que se rompió el indeseable récord de llamadas recibidas por este servidor, por parte de los inescrupulosos, inoportunos, y tan maldecidos operadores de telemarketing.

Desde el lunes hasta el momento presente, he recibido nada más y nada menos que 7 llamadas en los que se me ofertan productos y servicios por los cuales nunca he preguntado, ni nunca he sentido ni el mínimo interés de comprar o contratar con ninguna de las empresas que los ofrecen.

Ante este hostigamiento vulgar y de tan mal gusto, me surge la pregunta: ¿De verdad funciona el telemarketing?

Ante tal interrogativa cabe suponer que si empresas telefónicas, bancos, agencias de viaje, aseguradoras, y otras muchas de distintos rubros, persisten en tan desagradable práctica, es porque les genera un retorno por la inversión. ¿No?

Pero pongamos el asunto en una perspectiva más amplia, ya que el mismo abarca otros temas más importantes que el de vender planes celulares u ofertas de hoteles. La primera cuestión que me surge ante cada una de estas llamadas, es lo que refiere a la seguridad que actualmente tienen mis datos, y como estos son cedidos a terceros, al parecer, sin importar si yo lo autorizo o no.

En un mundo altamente conectado, en el que compartimos información con cada clic que hacemos o foto que publicamos, para muchos parece natural y sin mucha importancia que un extraño les contacte a su teléfono móvil, les llame por su nombre, y les ofrezca un servicio el cual está diseñado para personas en su rango de edad, ingresos, score crediticio, y hábitos de consumo, dejando evidenciado el nivel de conocimiento que tienen sobre su persona.

Otro aspecto digno de ser señalado, y que sé en el que más de uno coincidirá conmigo, es la actitud claramente de venta a cualquier costo, incluso, utilizando el engaño u omisión de información relevante, con que los agentes de telemarketing contactan a las personas. Con un mal intencionado bombardeo de información, pretenden minimizar el tiempo con que las personas puedan procesar y analizar lo que se les ofrece, y lograr una venta que casi siempre resulta mucho menos atractiva de lo que el cliente entendió se le había ofrecido.

Nunca he escuchado de nadie que agradezca haber recibido una llamada no solicitada de un departamento de telemarketing sobre algún servicio o producto, independientemente si estuviese interesado en el mismo o no. Tampoco he comprado nada nunca, ni conozco a nadie que lo haga.

Obviamente, como casi todas las cosas en la vida, el telemarketing también tiene su lado bueno, a ese lado le llaman “Inbound Telemarketing”, la cual si es una práctica bien ponderada, y que muchos consideran se ajusta a las necesidades de los clientes, ya que facilita la contratación de los servicios que los clientes si desean, de forma ágil y sencilla. Todo lo demás debe desaparecer, aunque eso elimine la mitad de los call centers que actualmente operan en muchos países.

Profesional de diferentes campos (Comunicación, Periodismo, Marketing, Derecho & Relaciones Internacionales), con experiencia en medios de comunicación de todos los formatos. Interesado en temas ligados a la innovación, marketing, economía, política, derecho, y las diferentes temáticas que hoy impactan el mundo. Actualmente Consultor-Jefe de MDR Comunicación & Director en Magia Media.